BEBER Y BAÑARSE EN AGUA VIVA

1 Corintios 12:13 RVR

Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

Bautizados. Cada creyente ha sido bautizado o colocado en Cristo Jesús por el Espíritu Santo. “Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo” (Gal. 3:27). Ver entrada de Bautismo.

Todos somos uno en esta vida y no podemos ser individualistas separados. Somos individuos reunidos por Dios en un Cuerpo, una asamblea, la “Iglesia Espiritual” de todos los tiempos. Debemos funcionar en armonía obedeciendo a la Cabeza Cristo más que a nuestra cabeza de carne. Conferimos con el Cristo vivo en la oración espiritual viva y la revelación.

Somos refrescados por el espíritu santo como si bebiéramos agua viva. Somos vivificados por el agua y sin ella morimos físicamente de sed antes que de hambre.

El espíritu santo es la única cosa que nos puede lavar. Como el agua es el mejor de todos los limpiadores, pero no puede limpiar nuestra naturaleza pecaminosa. El espíritu santo puede.

El agua viva puede limpiar y puede saciar nuestra sed.

El agua no puede tocar nuestros pecados solo el bautismo del espíritu santo.

Juan el Bautista nos lo dijo: Su bautismo de agua fue solo para guiar a Israel a Jesus, Ahora somos bautizados en el espiritu. Eso es lo que simbolizaba el agua. Con el más grande que vino, Jesús, el menos fue reemplazado “bautismo de agua”

Juan nos dijo

Juan 3:30RVR

Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe.

También Juan el Bautista nos dijo

Mar 1:8 RVR

Yo a la verdad os he bautizado con agua; pero él os bautizará con Espíritu Santo.

Y cuando los discípulos buscaban poder para Israel, Jesús les respondió

Act 1:6-9 RVR

Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?

Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad;

pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

El don del espíritu santo es el bautismo que Jesús ofrecía a la mujer del Pozo. No era el agua que sólo podía saciar la sed de vez en cuando. Era el agua viva del don del espíritu santo. Cuando Jesús empezó a hablar a la mujer samaritana que buscaba agua en el pozo, dijo:

“Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva.” Juan 4:10

Jesús fue el regalo de Dios al mundo entero. Y Jesús nos dio el camino para recibir esta “Agua Viva”

Él dará el don del espíritu santo a todos los que tengan sed y lo pidan.

Juan 4:13-14 RVR

Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

A diferencia del agua física, el agua viva saciará y seguirá saciando a quienes sean bautizados en ella. Necesitamos beber en el mismo espíritu como Pablo nos dijo en Corintios 12:13 “todos fuimos hechos para beber de un mismo Espíritu”

Y todos debemos ser bautizados en Un solo Cristo por este espíritu santo. No bautizarnos sin Cristo, o mojarnos o lavarnos en agua bendita. Solo somos lavados en la sangre de Jesus.

Juan 7:37 RVR

En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.

En este día Jesús se paró frente al Templo donde los judíos acababan de terminar de derramar agua sobre el altar. Que religioso y amable de su parte recordarle a Dios lo que El hizo. Pero el agua viva estaba delante de ellos.

En el último día, ese gran día de la fiesta: La Fiesta de los Tabernáculos duró ocho días. Durante los primeros siete días, el agua del estanque de Siloé se llevaba en un cántaro de oro y se derramaba en el altar para recordar a todos el agua que Dios proporcionó milagrosamente a un Israel sediento en el desierto. Parece que en el octavo día no se derramó agua -sólo se oró por agua- para recordarles que habían entrado en la Tierra Prometida.

Juan 7:38 RVR

El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.

Juan 7:39 RVR

(Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.).

Los discípulos que creyeron en Cristo y escucharon sus palabras no llegaron tarde al Templo en los días de Pentecostés. Ellos recibieron esta agua viva cuando fue derramada sobre ellos.

Hechos 1:5 RVR

Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

¡Jesús en Su Cuerpo Resucitado enseñó esto a aquellos que creyeron en Él!

En el Día de Pentecostés que fue escogido por Dios para dar su Don de espíritu santo fue derramado como si fuera fuego. El agua limpia y el fuego también. Ellos fueron llenos de nueva vida nuevo poder.

Hechos 2:3 RVR

y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.

Act 2:4 RVR

Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

Sal 36:9 RVR

Porque contigo está el manantial de la vida; En tu luz veremos la luz.

Pro 13:14RVR

La ley del sabio es manantial de vida Para apartarse de los lazos de la muerte.

Jer 2:13RVR

Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.

Jer 17,14-15 RVR “Sáname, oh Jehová, y seré sano; sálvame, y seré salvo; porque tú eres mi alabanza. Sáname, Yahveh, y sanaré; sálvame, y seré salvo; porque tú eres mi alabanza”. He aquí que ellos me dicen: ¿Dónde está la palabra de Jehová? ¡Que se cumpla ahora!

La Fuente de vida vino a través de la sangre de Jesús. Después de que Él derramó Su sangre en la cruz, todo el pecado del mundo fue borrado. Al menos para todos los que creen en Él y en Su cruz.

Ahora la fuente de agua viva vino en forma de lenguas de fuego en el día de Pentecostés. Y los que creyeron en Jesús fueron llenos de este vino nuevo, o agua viva. Literalmente era el don del espiritu santo. Literalmente era Dios que es el Espiritu Santo derramandose en ellos. Dios en Cristo en nosotros. Y continuó cada día hasta hoy para todos los que piden al Señor ser llenos de Su espíritu. Todos bebemos de esta misma agua viva.

No del agua rancia de la religión que se pudre en las cisternas. Esa agua de los templos religiosos no puede curar ni dar nueva vida. Sólo el agua viva del espíritu puede. Ningún bautizo, bautismo o inmersión en la orilla del río hará nada sin el agua viva de Cristo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s