¿OCUPA LA BIBLIA EL LUGAR DEL CRISTO AUSENTE?

¿OCUPA LA PALABRA EL LUGAR DEL CRISTO AUSENTE?

BY ESPIRITU Y VERDAD | AUG 1, 2013 | AUSENTE CRISTO JESUS SEÑOR SALVACION SALVADOR PALABRA

Bueno, ¿hay algún versículo bíblico que diga eso? ¿No se le ocurre ninguno? A mí tampoco. Pero exploremos esa afirmación. Primero, presume que Jesucristo está actualmente “ausente”. ¿Lo está?

“He aquí, yo estoy ausente siempre…” No, eso no es lo que dijo: “Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20). Jesús dirigió esas palabras a sus seguidores después de su resurrección y poco antes de su ascensión. Recuerda que en el versículo anterior les había dicho que fueran por todas partes y enseñaran a la gente acerca de él, y así les estaba asegurando que él también iría. Pero, ¿cómo pensaba diversificarse tanto?

Y la respuesta es… Por medio del don del espíritu santo que posteriormente derramó sobre cada persona que creyó en él como Señor a partir del día de Pentecostés (Hechos 2:33). El “espíritu de Jesús” (Hechos 16:7 correctamente traducido) se llama figurativamente, “Cristo en vosotros” (Col. 1:27), y estos son algunos de los términos bíblicos sinónimos para el don del espíritu santo que hace a uno cristiano. Es la “semilla incorruptible” de Cristo, el hijo de Dios (1 Pe. 1:23), por la que uno nace de nuevo como hijo de Dios.

Las Epístolas de la Iglesia, principalmente Efesios y Colosenses, identifican a Jesucristo como la Cabeza de la Iglesia, que es su Cuerpo. ¿Puede un cuerpo vivo tener una cabeza “ausente”? No. Así que la Cabeza estaría presente.

OK, entonces si eres cristiano, miembro del Cuerpo de Cristo, Jesús no está “ausente” de ti.

“¡Pero yo no puedo verlo!”

¿Entonces? Tu tampoco puedes ver tu aliento, y esperemos que este presente contigo. Aunque el Señor Jesús no está presente físicamente, yo diría que está aún más cerca de ti que tu aliento.

Así que la respuesta a la pregunta frecuente es: “No, la Palabra no sustituye al Cristo ausente”.

Pero esa respuesta suscita otra pregunta, una con una respuesta bíblica que es fundamental que todo cristiano entienda: “¿Cuál es la relación entre la Palabra escrita y el Señor Jesucristo?”.

Me alegro de que preguntes: ¿qué te parece esta respuesta?

La Palabra escrita nos dirige al Cristo presente.

¿Por qué? Porque desde Génesis 3:15 hasta Apocalipsis 22:21, el gran tema de la Escritura es El Hombre que es El Plan porque El Primer Hombre Ran. Se trata del hombre (el “Último Adán”) que fue la única solución posible al doble problema del pecado y la muerte causados por el primer Adán. Jesucristo es el “hilo de oro” tejido a lo largo del Tapiz Real de la Verdad. Pero la Palabra escrita es el medio para llegar al fin: conocer, amar y tener intimidad con el Señor vivo.

Juan 20:31 lo resume diciendo que el evangelio de Juan (ídem para toda la Escritura) está “escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre.”

La Palabra nunca nos llama a la “comunión” (koinonía) consigo misma, pero sí nos llama a tener esa cercanía personal con el Señor Jesús (1 Juan 1:3), cuyo objetivo es ayudarnos a ser como Él. Él anhela guiarnos a cada uno de nosotros en el arte de la fe, es decir, confiar en el mismo Dios en el que él confió.

Jesús es el medio por el que se “encarnó” el logos de Dios, el plan de salvación que Dios tenía en mente cuando creó a Adán (Juan 1:14). Como ser humano que fue tentado en todos los sentidos como nosotros, este Hombre ha recorrido todo el valle de la necesidad humana. Siente nuestras debilidades y es plenamente capaz de ayudarnos en lo que necesitemos.

La Escritura contiene una doble respuesta a la pregunta formulada por Poncio Pilato en Juan 18:38, pregunta que hizo mientras miraba a los ojos de la Respuesta: “¿Qué es la verdad?”

Juan 14:6

“Yo soy la verdad…”

Juan 17:17

“Tu Palabra es la verdad”.

Piensa en ello. Jesucristo no puede separarse de la Palabra escrita, porque es su encarnación, ¡el único hombre que vive perfectamente la verdad! La verdad es tanto doctrinal como práctica, tanto proposicional como relacional. Otra forma de decirlo es: “El objetivo de conocer El Libro es llegar a ser como El Hombre”.

Considere estos pares de versículos que también establecen paralelismos entre la Palabra escrita y la Palabra viva, Jesucristo:

Juan 8:12 – “Yo soy la luz del mundo…”

Salmo 119:105 – “Tu palabra es… luz para mi camino”.

1 Corintios 1:24 – “…Cristo el poder de Dios…”

Romanos 1:16 – “No me avergüenzo del evangelio de Cristo, porque es poder de Dios para salvación…”

Gálatas 5:1 – “Para libertad nos ha liberado Cristo.”

Juan 8:32 – “Entonces conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”

Mateo 9:35 – “Jesús recorría todas las ciudades y aldeas… sanando toda enfermedad y toda dolencia.”

Salmo 107:20 – “Envió su Palabra y los sanó”.

La Palabra de Dios deja claro que el objetivo principal de Satanás es cegar a la gente a la verdad sobre Jesucristo, porque él es el único camino a la salvación, y él es la perfecta re-presentación del corazón de Dios para la humanidad. 2 Corintios 4:4 dice precisamente eso: “El dios de este siglo ha cegado la mente de los incrédulos, para que no puedan ver la luz del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios”.

Dios es espíritu, y Satanás no tiene que “cegar” a la gente a algo que es invisible. Pero hace todo lo que puede para cegar a la gente a la gloriosa imagen de Dios, Jesús. Su objetivo principal es impedir que la gente crea en Jesús como Señor y se salve, y para ello ofrece una amplia variedad de mentiras sobre Jesús, que gazillones de personas bienintencionadas creen.

Pero Satanás obviamente no puede apartar a todos de la verdad de que Jesús es el Salvador, y millones creen y se salvan. Eso no lo disuade de su objetivo principal: distorsionar todo lo que pueda la verdad sobre Jesucristo. El Enemigo ha tenido éxito en oscurecer la verdad clave sobre Jesús

como le sea posible. El Enemigo ha logrado oscurecer la verdad clave sobre Jesús para la mayoría de los cristianos mediante la espuria idea de que Jesús es Dios en carne humana, un Dios-hombre que es 100% Dios y 100% hombre. En el mejor de los casos, esto es 200% desconcertante. En el peor de los casos, es una idolatría. En el peor de los casos, es idolatría. [Para profundizar en el tema, escuche nuestro seminario gratuito en línea “Sobre los errores de la Trinidad”].

Pero, ¿qué pasa con los cristianos que no creen en la enseñanza de que Jesús es Dios? El objetivo de Satanás sigue siendo el mismo: mantenerlos en la oscuridad acerca de cualquier verdad sobre Jesús que pueda mejorar sus vidas. Oh, ¿te refieres a la verdad de que Él está con nosotros cada segundo y hace todo lo que puede para ayudarnos a conocerlo, amarlo y servirlo? La afirmación de que “la Palabra ocupa el lugar del Cristo ausente” es en gran parte una reacción a la paranoia de que Jesús no es Dios, así que tenemos que mantenerlo quieto y sentado, y con demasiada frecuencia quienes la creen se encuentran sin más relación con su Salvador que la de tener que meter su nombre al final de cada oración para que pase por el techo. [Para profundizar en el tema, lea ¿La enseñanza de que Jesús es el Hijo de Dios, y no Dios mismo, lo degrada?]

Corolario de la idea errónea de que Jesús está actualmente “ausente” es el término equivocado de referirse a lo que la Escritura llama la “aparición” de Cristo como su “regreso”. Si Jesús está “ausente”, entonces estamos esperando su “regreso”. Pero si está presente (aunque invisible), estamos esperando su “aparición”. Si usted estudia esto, verá que las varias palabras griegas usadas son todas visuales en su connotación. Algunos pueden decir que esto es una cuestión de “semántica”, pero Dios eligió las palabras como su principal medio de comunicación, y sus significados son críticos para nuestra comprensión y aplicación de lo que Él nos dice.

En conclusión, nada ni nadie puede tomar el lugar de Jesucristo, el Hombre, el Mediador, el Señor, el Salvador, el Amante de nuestras almas, nuestro Mentor en la vida fructífera, el que es todo lo que la Palabra de Dios dice que es. Las Escrituras dejan claro que Jesús es el sujeto predilecto de Dios, y hacemos un grave daño a ambos si no elevamos al Señor Jesús al lugar donde Dios lo ha colocado. Juan 5:23 dice que quien no honra al Hijo no honra al Padre. Así que escondamos diligentemente la Palabra escrita en nuestros corazones y permitamos que el Señor Jesús salga de sus páginas y entre en nuestras vidas como una realidad presente. Amén.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s